Sistema arterial abdominal


 

Tronco celíaco

Los artículos de Verywell Health son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud. Estos revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

La aorta es el mayor vaso sanguíneo del cuerpo. Es una arteria, lo que significa que transporta la sangre desde el corazón. La aorta abdominal entra en el abdomen a través del diafragma a la altura de la duodécima vértebra torácica y continúa hasta justo debajo de la zona umbilical, donde se divide en las arterias ilíacas comunes derecha e izquierda. La aorta suministra sangre oxigenada a la mayor parte del cuerpo.

Dado que por la aorta fluye tanta sangre, es un vaso sanguíneo extremadamente sensible durante un traumatismo o ciertos tipos de afecciones médicas. Si se corta o se rompe, la aorta puede perder la mayor parte del volumen total de sangre del cuerpo en pocos minutos, lo que puede provocar la muerte.

La aorta comienza en el ventrículo izquierdo del corazón y se curva hacia los pies. Esta curva se conoce como arco aórtico. Toda la aorta se extiende desde la cavidad torácica hasta el abdomen. Todo el flujo sanguíneo que sale del ventrículo izquierdo fluye a través de una parte o la totalidad de la aorta.

Ramas de la aorta abdominal

Las arterias son los vasos sanguíneos encargados de transportar la sangre desde el corazón a todos los demás órganos y tejidos del cuerpo humano (fuerza centrípeta). A excepción de las arterias pulmonares, que transportan sangre desoxigenada y productos de desecho, todas las demás arterias transportan generalmente sangre oxigenada. Las paredes arteriales se componen de tres capas, dispuestas una sobre otra: la capa más externa conocida como túnica externa (tejido conectivo formado por fibras de colágeno), el tejido conectivo también conocido como túnica media (formado por células musculares lisas y tejido elástico), y la capa más interna, también conocida como túnica íntima (formada principalmente por células endoteliales).

Según su diámetro, las arterias pueden ser grandes, medianas o pequeñas. Si el diámetro es inferior a 3 mm, se denominan arteriolas. Las arteriolas son pequeños vasos que constituyen las porciones finales de las ramas de las arterias y las que preceden a los capilares correspondientes.

Las arterias pulmonares se encargan de transportar la sangre desoxigenada y los productos de desecho desde el corazón hasta los pulmones. Junto con las venas pulmonares, constituyen la circulación pulmonar (también llamada “circulación cardiopulmonar” o “pequeña circulación”) o parte del sistema circulatorio. La circulación pulmonar forma parte del sistema cardiovascular y se encarga de transportar la sangre desoxigenada y los productos de desecho desde todos los órganos y tejidos del cuerpo fuera del corazón, hasta los pulmones, y de devolver la sangre oxigenada al corazón, así como los nutrientes enriquecidos a todos los demás órganos y tejidos.

Arteria mesentérica superior

La función del sistema circulatorio, junto con el corazón y los linfáticos, es transportar gases, materiales nutritivos y otras sustancias esenciales a los tejidos y, posteriormente, transportar los productos de desecho de las células a los lugares adecuados para su excreción.

La sangre es transportada desde el corazón por las arterias y es devuelta desde los tejidos al corazón por las venas. Las arterias se dividen en ramas progresivamente más pequeñas, las más pequeñas de las cuales son las arteriolas. Éstas desembocan en los capilares, que son vasos diminutos que se ramifican y forman una red en la que se produce el intercambio de materiales entre la sangre y el líquido tisular. Una vez que la sangre pasa por los capilares, se recoge en las pequeñas venas o vénulas. Estos pequeños vasos se unen para formar vasos más grandes que finalmente devuelven la sangre al corazón para su recirculación.

A, Sección transversal de una arteria y una vena que muestra las distinciones entre las tres capas de cada vaso: túnica íntima (capa interna), túnica media (capa media) y túnica adventicia (capa externa). B, Comparación entre la arteria y la vena. Obsérvese la delgadez de las capas media e interna de la vena en comparación con la arteria.

Arterias del abdomen

Un aneurisma es una sección débil de la pared de una arteria. La presión del interior de la arteria hace que la zona debilitada sobresalga más allá de la anchura normal del vaso sanguíneo. Un aneurisma de aorta abdominal es un aneurisma en la parte inferior de la aorta, la gran arteria que recorre el torso.

La aorta es el mayor vaso sanguíneo del cuerpo. Lleva la sangre oxigenada del corazón al resto del cuerpo. Un aneurisma aórtico es una zona abultada y debilitada en la pared de la aorta. Con el tiempo, el vaso sanguíneo se hincha y corre el riesgo de reventar (rotura) o separarse (disección). Esto puede causar una hemorragia potencialmente mortal.

Los aneurismas se producen con mayor frecuencia en la parte de la aorta que atraviesa el abdomen (aneurisma de aorta abdominal). Un aneurisma de aorta abdominal también se denomina AAA o triple A. Un aneurisma de aorta torácica se refiere a la parte de la aorta que atraviesa el pecho.

Una vez formado, el aneurisma aumenta gradualmente de tamaño y se debilita progresivamente. El tratamiento de un aneurisma abdominal puede incluir la reparación quirúrgica o la extirpación del aneurisma, o la inserción de una bobina de malla metálica (stent) para sostener el vaso sanguíneo y evitar su ruptura.

About the author