Riesgos de una cirugia


 

Cirugía de extirpación de riñón

Los procedimientos quirúrgicos se encuentran entre las prácticas médicas más antiguas.  Pero, durante mucho tiempo, también fueron el último recurso para la mayoría de los pacientes. Antes de que la cirugía se convirtiera en un tratamiento seguro y fiable, había que superar tres problemas:

Antes de la anestesia general, los cirujanos tenían que operar a pacientes conscientes que se retorcían de dolor y podían entrar en shock en cualquier momento. La anestesia permitía a los pacientes operar sin dolor y a los cirujanos tener tiempo para intentar procedimientos más complejos.

Si la lesión o la cirugía no te mataban, la infección postquirúrgica podía hacerlo.  Hasta que Joseph Lister encontró la forma de controlar la infección utilizando la ciencia de la teoría de los gérmenes y estrictas rutinas quirúrgicas.

El cirujano moderno es un profesional altamente capacitado que trabaja en un quirófano de última generación. Pero el cirujano medieval curaba las heridas en el campo de batalla y el barbero-cirujano extraía dientes y colocaba huesos en una tienda, entre corte y corte de pelo.

Calculadora de riesgo quirúrgico

Cualquier procedimiento quirúrgico tiene riesgos asociados. Usted confía en sus médicos para que le pongan anestesia y le practiquen incisiones en la piel y los órganos, le quiten cosas del cuerpo, le coloquen cosas en el cuerpo y realicen cualquier cantidad de maniobras para ayudar a mejorar su salud. Pero esto conlleva el riesgo de hemorragias, infecciones, lesiones en el cuerpo e incluso la muerte.

Es esencial que se sienta cómodo con su cirujano (y anestesista) y que haga todas las preguntas que necesite antes de la operación. Por lo general, su cirujano repasará los principales riesgos de su operación, aunque no puede cubrir todas las posibilidades. Sin embargo, hay que destacar que la modificación del riesgo es una vía de doble sentido. Usted, como paciente, tiene el poder de hacer bastantes cosas que pueden reducir el riesgo de complicaciones menores y mayores. A continuación repasaré algunas de ellas:

Hay muchos factores que contribuyen al riesgo de complicaciones quirúrgicas. Pero prestar atención a lo anterior puede ser un paso importante para garantizar sus mejores posibilidades de tener un resultado quirúrgico sin complicaciones.

¿Cuál es el riesgo de muerte por cirugía?

En ocasiones, pueden producirse complicaciones tras una intervención quirúrgica. A continuación se enumeran las complicaciones más comunes, según la Asociación Médica Americana. Sin embargo, cada persona puede experimentar las complicaciones y las molestias de forma diferente. El tratamiento específico para cualquier complicación posquirúrgica se basará en:

Cuando las bacterias entran en el lugar de la cirugía, puede producirse una infección. Las infecciones pueden retrasar la cicatrización. Las infecciones de la herida pueden extenderse a los órganos o tejidos adyacentes, o a zonas distantes a través del torrente sanguíneo.

A veces la sangre se coagula en las venas profundas. Los coágulos de gran tamaño pueden desprenderse y obstruir una arteria del corazón, lo que puede provocar una insuficiencia cardíaca. El tratamiento depende de la localización y la extensión del coágulo, y puede incluir:

A veces, surgen complicaciones pulmonares debido a la falta de respiración profunda en las 48 horas siguientes a la cirugía. Esto también puede ser consecuencia de la inhalación de alimentos, agua o sangre, o de una neumonía. Los síntomas pueden incluir sibilancias, dolor en el pecho, fiebre y tos (entre otros).

Después de la intervención quirúrgica puede producirse una retención temporal de orina, es decir, la incapacidad de vaciar la vejiga. Causada por la anestesia, la retención urinaria suele tratarse con la inserción de una sonda para drenar la vejiga hasta que el paciente recupere el control de la misma.

Cirugía renal

Los artículos de Verywell Health son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud. Estos revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

Si está planeando operarse, su mayor preocupación debería ser el resultado final: ¿cómo se sentirá después de la operación?  La preparación para la cirugía, es decir, la comprensión de los riesgos a los que se enfrenta y la forma de reducirlos, es la clave para una buena recuperación y un buen resultado final.

Inmediatamente antes de la intervención, el cirujano se reunirá con usted y le explicará los posibles riesgos de su cirugía. Este proceso se denomina “consentimiento informado” y es necesario, pero a menudo ocurre demasiado tarde para ayudar a la planificación.

La discusión de los riesgos individuales a los que se enfrentará debe tener lugar mucho antes del día de la cirugía. Una de las mejores formas de reducir el riesgo es elegir un cirujano que realice la intervención con regularidad en un centro que esté familiarizado tanto con el cirujano como con la cirugía.  También debe estar preparado para hacer preguntas durante su visita al consultorio antes de la cirugía.

About the author