Pancreatitis alcoholica fisiopatologia


 

Manejo de la pancreatitis alcohólica

El páncreas es un órgano pequeño e importante situado detrás del estómago. Produce enzimas para descomponer los alimentos en el intestino y hormonas que intervienen en el metabolismo, incluida la insulina, que regula los niveles de azúcar en sangre.

La pancreatitis se produce cuando el páncreas se inflama y sus células resultan dañadas, y puede estar causada por el consumo excesivo de alcohol.1 Sin embargo, si bebe dentro de las pautas de consumo de bajo riesgo y evita las borracheras, es mucho menos probable que desarrolle pancreatitis.2

Existen dos tipos principales de pancreatitis: aguda y crónica. Aunque el alcohol no es la única causa de pancreatitis, tanto la pancreatitis crónica como la aguda pueden estar provocadas por el consumo excesivo de alcohol.3 Otras causas inevitables de pancreatitis aguda y crónica son los trastornos genéticos y autoinmunes.

Los síntomas de la pancreatitis aguda incluyen un dolor intenso y sordo alrededor de la parte superior del estómago, que suele aparecer rápidamente. Si la causa es el alcohol, los síntomas pueden aparecer después de un consumo excesivo de alcohol o de una borrachera.

En la pancreatitis aguda, el páncreas se hincha y duele, pero normalmente sólo permanece así durante unos días y los daños permanentes son poco frecuentes. Sin embargo, puede ser peligroso para quienes desarrollan una pancreatitis aguda grave. En estos casos, las enzimas del páncreas pasan al torrente sanguíneo y pueden provocar enfermedades más graves, como la insuficiencia renal.  La mayoría de los casos de pancreatitis aguda requieren ingreso en el hospital, normalmente durante unos días.

Pancreatitis crónica

El páncreas tiene funciones endocrinas y exocrinas; la glándula exocrina, a través de la papila mayor, libera enzimas digestivas en el duodeno a través de los conductos pancreáticos y biliares. La activación prematura de las enzimas exocrinas en el páncreas provoca una inflamación. La pancreatitis aguda es la aparición repentina de una inflamación reversible, mientras que la pancreatitis crónica es un trastorno progresivo caracterizado por una inflamación y destrucción continuas que pueden producirse de forma insidiosa.

Recomendación clínicaCalificación de la evidenciaReferenciasLa TC con contraste es la técnica de imagen preferida en la pancreatitis por su utilidad para determinar la gravedad de la enfermedad y el pronóstico.C15 La TC no debe solicitarse de forma rutinaria en pacientes con pancreatitis aguda leve. C17 La nutrición enteral es preferible a la nutrición parenteral en los pacientes con pancreatitis grave, y se asocia con menores tasas de complicaciones y hospitalizaciones más cortas.A39, 40 El uso de imipenem/cilastatina (Primaxin) produce una disminución significativa de la infección pancreática en pacientes con necrosis pancreática; sin embargo, los antibióticos profilácticos no reducen la mortalidad. B42 Los antibióticos profilácticos sólo deben utilizarse cuando hay más de un 30% de necrosis en el páncreas.C12 En los pacientes con pancreatitis asociada a cálculos biliares, la colecistectomía dentro de las 48 horas siguientes a la presentación puede acortar la duración de la hospitalización y no aumenta el riesgo de complicaciones.B45 La pancreatitis grave con necrosis infectada o colecciones de líquido persistentes debe tratarse con aspiración percutánea guiada por TC o desbridamiento quirúrgico.C48

Comentarios

Concepto, análisis y estadística del estudio: HG y FF Patología: FB Supervisión y financiación: MWB, DCW, JW y FF Redacción del manuscrito: MWB, DCW, JW y FF Este estudio fue apoyado por un premio DFG Excellent Initiative Frontier (FF) y la financiación institucional (MWB, DCW y JW).Información suplementaria acompaña a este artículo en el sitio web de Cell Death and DiseaseInformación suplementaria

Reimpresiones y permisosAcerca de este artículoCite este artículoGu, H., Werner, J., Bergmann, F. et al. Necro-inflammatory response of pancreatic acinar cells in the pathogenesis of acute alcoholic pancreatitis.

Cell Death Dis 4, e816 (2013). https://doi.org/10.1038/cddis.2013.354Download citationShare this articleAnyone you share the following link with will be able to read this content:Get shareable linkSorry, a shareable link is not currently available for this article.Copy to clipboard

Pancreatitis alcohólica pubmed

La pancreatitis se define como una inflamación del páncreas que provoca daños y disfunciones en el órgano retroperitoneal. Se puede clasificar en pancreatitis aguda y crónica. Existen varias etiologías de la pancreatitis, siendo las más comunes el alcohol y los cálculos biliares. Las otras son los fármacos, las infecciones, los postoperatorios y las causas genéticas, por nombrar algunas. Esta actividad describe el diagnóstico de la pancreatitis y la estadificación precisa de la gravedad de la enfermedad mediante la puntuación de Ranson y la Clasificación de Atlanta modificada, respectivamente. Describe las diversas directrices y protocolos de tratamiento, al tiempo que destaca la importancia de un equipo interprofesional organizado para tratar la pancreatitis y mejorar los resultados. También ilustra las diversas complicaciones de la pancreatitis y su manejo.

El síndrome de consumo de alcohol es una de las causas más comunes de pancreatitis aguda y crónica.La pancreatitis aguda (PA) es una enfermedad necroinflamatoria que resulta de la destrucción de células exocrinas por células inflamatorias infiltradas. Los criterios de diagnóstico suelen ser cuando el paciente presenta síntomas característicos, niveles elevados de lipasa y hallazgos de imagen distintivos. El tratamiento es principalmente de apoyo, ya que no existe una farmacoterapia específica para esta enfermedad. La pancreatitis aguda se resuelve con la regeneración completa del páncreas, provoca un fallo orgánico transitorio o progresa hasta causar una inflamación sistémica y un fallo multiorgánico. En estos casos graves, el tratamiento puede requerir antibióticos y terapias más invasivas.La pancreatitis crónica (PC) se cree que es el resultado de ataques recurrentes de pancreatitis aguda, lo que lleva al desarrollo de insuficiencia pancreática, esteatorrea, diabetes, calcificación pancreática y fibrosis.    Aunque el alcohol y sus subproductos por sí solos no causan directamente esta enfermedad, pueden predisponer al páncreas a los daños causados por agentes que de otro modo serían benignos. Por ello, una de las principales estrategias para prevenir los ataques recurrentes consiste en ofrecer a los pacientes asesoramiento y estrategias para dejar el alcohol (y el tabaco).

About the author