Melanoma factores de riesgo


 

Melanoma nodular

Este artículo revisa la epidemiología, los factores de riesgo, la patogénesis y el diagnóstico del melanoma. Los datos sobre el melanoma de la mayoría de los países muestran un rápido aumento de la incidencia de este cáncer, con una ralentización de la tasa de incidencia en el periodo 1990-2000. Los hombres son aproximadamente 1,5 veces más propensos a desarrollar melanoma que las mujeres, mientras que, según otros estudios, la diferente prevalencia en ambos sexos debe analizarse en relación con la edad: la tasa de incidencia del melanoma es mayor en las mujeres que en los hombres hasta los 40 años, sin embargo, a los 75 años, la incidencia es casi 3 veces mayor en los hombres que en las mujeres. El factor de riesgo ambiental más importante y potencialmente modificable para desarrollar un melanoma maligno es la exposición a los rayos ultravioleta (UV) por su efecto genotóxico. La exposición artificial a los rayos UV puede desempeñar un papel en el desarrollo del melanoma. Los factores de riesgo del huésped más importantes son el número de nevos melanocíticos, la historia familiar y la susceptibilidad genética. Un paciente con antecedentes personales de melanoma debe considerarse con mayor riesgo de padecer un melanoma posterior. De hecho, aproximadamente el 1-8% de los pacientes con antecedentes de melanoma desarrollarán múltiples melanomas primarios. A continuación revisamos el diagnóstico dermatológico y la clasificación del melanoma.

Diagnóstico del melanoma

Las causas del melanoma no se conocen del todo. Hay ciertas cosas que pueden aumentar el riesgo de desarrollar un melanoma. Se denominan factores de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que vaya a padecer cáncer. Y no tener un factor de riesgo no significa que no lo vaya a padecer.

El principal factor de riesgo para desarrollar un melanoma es la edad avanzada. Más de una cuarta parte de los melanomas diagnosticados se dan en personas mayores de 75 años. Pero el melanoma también es más frecuente en personas más jóvenes que otros tipos de cáncer.

El otro factor de riesgo principal para desarrollar un melanoma es la exposición a la radiación UV. Esta puede ser a través de la luz solar natural o de la luz artificial utilizada en las camas solares o lámparas solares. La radiación UV daña el ADN (material genético) de las células de la piel. Esto puede provocar un cáncer de piel como el melanoma.

En el Reino Unido, el número de personas de raza blanca que desarrollan melanoma y otros cánceres de piel está aumentando. Una de las razones es la mayor exposición al sol. La concienciación de la población también ha hecho que aumente el número de melanomas tempranos que se diagnostican.

Incidencia del melanoma

Tener un factor de riesgo, o incluso muchos factores de riesgo, no significa que vaya a padecer un melanoma. Muchas personas con factores de riesgo nunca padecen melanoma. Y algunas personas que lo padecen pueden tener pocos o ningún factor de riesgo conocido.

Aun así, es importante conocer los factores de riesgo del melanoma porque puede haber cosas que se pueden hacer para reducir el riesgo de padecerlo. Si tiene un riesgo mayor debido a ciertos factores, también hay cosas que puede hacer para ayudar a detectarlo pronto, cuando es más fácil de tratar.

El patrón y el momento de la exposición a los rayos UV pueden influir en el desarrollo del melanoma. Por ejemplo, el melanoma en el tronco (pecho y espalda) y las piernas se ha relacionado con las quemaduras solares frecuentes (especialmente en la infancia). Esto también podría tener que ver con el hecho de que estas zonas no están constantemente expuestas a la luz UV. Algunas pruebas sugieren que los melanomas que se inician en estas zonas son diferentes de los que se inician en la cara, el cuello y los brazos, donde la exposición al sol es más constante. Y diferentes de cualquiera de ellos son los melanomas de las palmas de las manos, las plantas de los pies o debajo de las uñas (conocidos como melanomas lentiginosos acrales), o en superficies internas como la boca y la vagina (melanomas de las mucosas), donde ha habido poca o ninguna exposición al sol.

Síntomas del melanoma

Las personas que han padecido cáncer de piel tienen un mayor riesgo de desarrollar más cánceres de piel. Es importante prevenir más daños en la piel utilizando protección solar durante las horas de protección solar. Su médico le recomendará un programa de vigilancia, pero deberá revisar su piel regularmente para detectar cualquier cambio.

Náuseas displásicas” es un término médico que significa “lunares inusuales”. Estos lunares tienen un aspecto diferente al de los lunares normales y pueden evolucionar hasta convertirse en melanomas. Si tiene varios lunares displásicos, corre un mayor riesgo de padecer un melanoma. Su médico puede recomendarle revisiones periódicas con un dermatólogo (especialista de la piel).

Algunas enfermedades que afectan al sistema inmunitario y los medicamentos asociados pueden aumentar el riesgo de cáncer de piel. Su médico puede aconsejarle sobre las mejores medidas para proteger su piel de los daños causados por los rayos UV y las actividades de control y vigilancia de la piel adecuadas para su enfermedad.

Mientras que la exposición al sol en los primeros 10 años de vida determina el potencial de cáncer de piel de una persona a lo largo de su vida, la exposición al sol en etapas posteriores determina el grado de realización de este potencial. Se puede reducir el riesgo de cáncer de piel a cualquier edad mejorando el uso de la protección solar, tanto si se tienen 6, 16 o 60 años.

About the author