Episodio mixto


 

Episodio mixto bipolar

Los artículos de Verywell Mind son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud mental. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

Tendemos a pensar en el trastorno bipolar como una enfermedad caracterizada por la alternancia de episodios de depresión y manía. Si bien es cierto que algunas personas que padecen el trastorno experimentan una oscilación pendular distintiva del estado de ánimo, con claros altibajos, la mayoría de las veces el cuadro clínico no es tan evidente.

En muchos casos, los episodios depresivos pueden ser el rasgo definitorio del trastorno bipolar. En otras ocasiones, una persona puede experimentar una forma menos grave de manía conocida como hipomanía, en la que el estado de ánimo elevado puede no ser tan evidente, especialmente para los observadores casuales.

Otro trastorno, conocido como trastorno bipolar con características mixtas, hace que una persona experimente simultáneamente depresión y manía. Aunque esto puede parecer contradictorio -tener un estado maníaco y depresivo al mismo tiempo- es más común de lo que se piensa.

Trastorno bipolar leve

El estado afectivo mixto, antes conocido como episodio mixto-maníaco o mixto, se ha definido como un estado en el que se producen simultáneamente o en una sucesión muy breve características propias tanto de la depresión como de la manía, tales como episodios de desesperación, duda, angustia, rabia o ideación homicida, ideación suicida, desdoblamiento, pensamientos acelerados, sobrecarga sensorial, presión de actividad y aumento de la irritabilidad.

Como afirma el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, quinta edición (DSM-5), el especificador sintomático “con rasgos mixtos” puede aplicarse a los episodios maníacos del trastorno bipolar I, a los episodios hipomaníacos del trastorno bipolar I o del trastorno bipolar II y a los episodios depresivos del trastorno bipolar o del trastorno depresivo mayor, con la presencia de al menos tres rasgos concurrentes de la polaridad opuesta. Como resultado, ahora se reconoce la presencia de “rasgos mixtos” en pacientes con trastorno bipolar II y depresión mayor; sin embargo, como se ha señalado anteriormente, aunque es habitual retener el diagnóstico de un trastorno bipolar hasta que aparezca un episodio maníaco o hipomaníaco, la presencia de tales rasgos en un paciente deprimido, incluso sin antecedentes de manía o hipomanía discreta, es fuertemente sugestiva del trastorno.

Trastorno bipolar de ciclo rápido en estado mixto

¿Tiene periodos de tiempo en los que se siente inusualmente “animado” (feliz y extrovertido, o irritable), pero otros periodos en los que se siente “decaído” (inusualmente triste o ansioso)? Durante los periodos de “subidón”, ¿tiene más energía o actividad y siente menos necesidad de dormir, mientras que durante los periodos de “bajón” tiene poca energía, desesperanza y a veces pensamientos suicidas? ¿Estos síntomas de fluctuación del estado de ánimo y de los niveles de energía le causan angustia o afectan a su funcionamiento diario? Algunas personas con estos síntomas padecen una enfermedad mental que dura toda la vida, pero que se puede tratar, llamada trastorno bipolar.

El trastorno bipolar es una enfermedad mental que puede ser crónica (persistente o que se repite constantemente) o episódica (que ocurre ocasionalmente y a intervalos irregulares). A veces, la gente se refiere al trastorno bipolar con los términos más antiguos de “trastorno maníaco-depresivo” o “depresión maníaca”.

Todo el mundo experimenta altibajos normales, pero en el caso del trastorno bipolar, la gama de cambios de humor puede ser extrema. Las personas que padecen este trastorno tienen episodios maníacos, o estados de ánimo inusualmente elevados en los que el individuo puede sentirse muy feliz, irritable o “levantado”, con un marcado aumento del nivel de actividad. También pueden tener episodios depresivos, en los que se sienten tristes, indiferentes o desesperanzados, combinados con un nivel de actividad muy bajo. Algunas personas tienen episodios hipomaníacos, que son como los episodios maníacos, pero no son lo suficientemente graves como para causar un marcado deterioro en el funcionamiento social o laboral o requerir hospitalización.

Después de un episodio hipomaníaco

Esta obra no puede ser copiada, distribuida, mostrada, publicada, reproducida, transmitida, modificada, enviada, vendida, licenciada o utilizada con fines comerciales. Al descargar este archivo, usted acepta los Términos y Condiciones del editor.Actividades en línea gratuitas

Los episodios mixtos se asocian con mayores costes totales a lo largo de la vida, un mayor riesgo de suicidio y un mayor consumo de sustancias que los episodios maníacos puros, y pueden parecerse a los episodios depresivos debido a que las puntuaciones de calidad de vida, los estilos cognitivos y la probabilidad de ciclar hacia la depresión son similares. Los pacientes con estados mixtos tienen un mayor potencial de colesterol anormalmente bajo, hipotiroidismo y otras comorbilidades médicas que pueden retrasar la recuperación. Además, los pacientes con estados mixtos pueden presentar trastornos de ansiedad y TDAH comórbidos.

Para el editor: El análisis del Dr. Andrade sobre el ensayo Bacloville en una reciente columna de Psicofarmacología Clínica y Práctica, en la que concluye que “el tratamiento individualizado con dosis altas de baclofeno (30-300 mg/día) puede ser un enfoque útil de segunda línea en bebedores empedernidos” y que “el baclofeno puede ser particularmente útil en pacientes con enfermedad hepática”, merece un comentario.1

About the author