Engrosamiento subpleural


 

Tumores pleurales benignos

En la mayoría de los casos, el engrosamiento pleural tiene poca o ninguna repercusión en la vida de una persona. La enfermedad suele progresar lentamente y en muchos casos permanece estable, pero no hay forma de predecir su evolución.

El engrosamiento pleural difuso (EPD) se diagnostica cuando la pleura se engrosa hasta el punto de provocar disnea. Esta afección está causada con frecuencia, aunque no exclusivamente, por la exposición al polvo y las fibras de amianto.

Los síntomas del engrosamiento de la pleura varían de una persona a otra y, dependiendo de la progresión de la enfermedad, puede ser una condición debilitante que puede deteriorar sustancialmente la calidad de vida de quien la padece.

El amianto es un mineral de origen natural que se utilizó ampliamente en la construcción y otras industrias hasta finales de los años noventa. Se utilizaba habitualmente para aislar y proteger contra el fuego a los edificios, sobre todo en las baldosas de los techos, el aislamiento de las tuberías, las calderas y los revestimientos en spray utilizados en techos y paredes.

También es posible desarrollar un engrosamiento de la pleura si se ha convivido con alguien que ha trabajado y ha estado expuesto al amianto. Esto puede ocurrir cuando las fibras de amianto se llevan a casa en la ropa o las herramientas y son inhaladas por otros miembros de la familia. Algunas personas que desarrollan un engrosamiento de la pleura no recuerdan haber estado en contacto con el amianto y es posible que no sean conscientes de haber estado expuestos a él en ese momento.

Mesotelioma pleural

Dado que el engrosamiento pleural puede tener una causa benigna o maligna, el uso de las técnicas de imagen adecuadas es crucial para un diagnóstico correcto. Los autores exploran las opciones Puntos de aprendizajeUn hombre de 77 años se presentó con dolor torácico y lumbar en el lado izquierdo que no respondía a los analgésicos simples. Tenía antecedentes de fibrilación auricular y tomaba warfarina. Es un carpintero jubilado que estuvo expuesto al amianto en las décadas de 1960 y 1970. No era fumador. La exploración mostró una reducción de la entrada de aire a la izquierda y sensibilidad en la cara inferior de la escápula. Una radiografía de tórax mostró placas pleurales calcificadas bilaterales y un engrosamiento pleural en el lado izquierdo (fig. 1⇓).Fig 1 La radiografía frontal de tórax muestra un engrosamiento de la pleura en la zona superior izquierda (flecha blanca) y placas pleurales calcificadas bilaterales (flecha negra). El engrosamiento pleural se aprecia mejor en los bordes pulmonares -donde el haz de rayos X lo atraviesa tangencialmente (flecha blanca)- como una zona de densidad de tejido blando cuyo borde medial corre paralelo a la pared torácicaAntecedentes y diagnóstico diferencialEl engrosamiento pleural puede ser focal o difuso y tiene diversas causas (tabla⇓). Las imágenes se utilizan para confirmar la presencia, la naturaleza y la extensión de la enfermedad y para distinguir las causas benignas de las malignas. El aspecto de algunas de estas enfermedades benignas y malignas es similar, y sólo la presencia de invasión y/o enfermedad metastásica son indicadores definitivos de malignidad. Sin embargo, … Ver Texto Completo

Pleuritis tuberculosa

La pleuritis tuberculosa es una reacción clínica inflamatoria pleural común causada principalmente por el acceso directo de Mycobacterium tuberculosis en la pleura y se divide en pleuritis seca y pleuritis exudativa; la primera condición es a menudo la manifestación temprana de la segunda1-4. Incluso después de recibir un tratamiento antituberculoso regular para la pleuresía tuberculosa, el engrosamiento y la calcificación de la pleura siguen produciéndose en el 10-72% de los pacientes5. Por lo tanto, en cuanto a los pacientes que sufrieron pleuresía tuberculosa, el diagnóstico temprano, el tratamiento temprano y la aspiración y el drenaje tempranos del derrame pleural son particularmente importantes para la prevención del engrosamiento y la calcificación pleurales. Se espera que este informe de caso despierte la atención de los clínicos en relación con la prevención y el tratamiento del engrosamiento y la calcificación pleurales en la pleuresía tuberculosa y otras enfermedades torácicas.

Un paciente varón de 60 años fue ingresado debido a una tos intermitente que había estado presente durante 2 semanas. Según el paciente, había sufrido una pleuresía tuberculosa hace unos 20 años, y en ese momento una evaluación, realizada después de 3 meses de tratamiento antituberculoso regular, no mostró ninguna evidencia explícita que indicara que la tuberculosis permanecía. El examen físico reveló lo siguiente: la actividad del pulmón derecho estaba reducida, la movilidad del límite inferior del pulmón por percusión era de 4-5 cm, y los sonidos respiratorios del pulmón derecho estaban ligeramente debilitados. El TAC torácico realizado tras el ingreso reveló una clara sombra de calcificación engrosada y arqueada en la pleura visceral derecha (Figura 1A) y evidentes lesiones de calcificación en la pleura engrosada de la ventana mediastínica, de distribución arqueada y con forma de cuenta localizada (Figura 1B). Las pruebas de laboratorio revelaron un recuento de glóbulos blancos de 5,7×109/L, una velocidad de sedimentación globular (VSG) de 40 mm/h y un nivel de proteína C reactiva de 8,08 mg/L.

Mesotelioma

ResumenAunque el engrosamiento pleural es un hallazgo común en las radiografías de tórax de rutina, sus características radiológicas y clínicas siguen estando mal caracterizadas. Nuestra investigación de 28.727 radiografías de tórax obtenidas en exámenes de salud anuales confirmó que el engrosamiento pleural era el hallazgo radiológico anormal más común. En la mayoría de los casos (92,2%), el engrosamiento pleural afectaba al vértice del pulmón, sobre todo en el lado derecho; por tanto, se definió como capuchón apical pulmonar. El engrosamiento pleural era más frecuente en los varones que en las mujeres y en los fumadores o exfumadores que en los que nunca habían fumado. La prevalencia aumentó con la edad, oscilando entre el 1,8% en los adolescentes y el 9,8% en los adultos de 60 años o más. Además, el engrosamiento pleural estaba claramente asociado a una mayor altura y a un menor peso e índice de masa corporal, lo que sugiere que una forma corporal alta y delgada puede predisponer al engrosamiento pleural. Estas observaciones nos permitieron especular sobre los mecanismos causales del engrosamiento pleural atribuibles a una perfusión, ventilación o fuerzas mecánicas desproporcionadas en los pulmones.

About the author