Ardor al orinar con el periodo


 

Yoga para infecciones de orina e incontinencia (incapacidad para

La cistitis intersticial (CI), también conocida como síndrome de dolor vesical (SDV), síndrome de vejiga dolorosa (SVD) o síndrome de vejiga hipersensible (SVH), es una afección que provoca “una sensación desagradable (dolor, presión, molestia) percibida como relacionada con la vejiga urinaria, asociada a síntomas del tracto urinario inferior de más de 6 semanas de duración, en ausencia de infección u otras causas identificables”. (Nuevas directrices americanas sobre CI/BPS de 2009).

Los síntomas pueden variar mucho entre los individuos e incluso para la misma persona a lo largo del mes, incluyendo una necesidad urgente de orinar (urgencia), una necesidad frecuente de orinar (frecuencia) y, para algunos, presión y/o dolor pélvico. Las personas con casos graves de IC/PBS pueden orinar hasta 60 veces al día, incluida la micción nocturna frecuente (nicturia).

Los niveles de dolor pueden variar desde una leve sensibilidad hasta un dolor intenso y agonizante. El dolor suele empeorar cuando la vejiga se llena y se alivia después de orinar. El dolor que se produce después de orinar puede estar relacionado con la tensión del suelo pélvico y/o los espasmos musculares. El dolor también puede irradiarse a la parte inferior de la espalda, la parte superior de las piernas, la vulva y el pene. Los síntomas de las mujeres pueden fluctuar con su ciclo menstrual, y a menudo se intensifican durante la ovulación y/o justo antes de la menstruación. Los hombres y las mujeres pueden experimentar molestias durante o después de las relaciones sexuales. Durante los brotes, los pacientes también pueden experimentar la “barriga de IC”, una hinchazón repentina y aleatoria de la parte inferior del abdomen.

¿Cómo se orina con un traje de esquí? | Preguntas candentes

Es ese momento del mes otra vez. La tía Flo ha llegado a la ciudad y, junto con ella, otro desafortunado visitante… una ITU. Tener una ITU no afecta directamente a la menstruación, pero ciertas circunstancias relacionan las ITU y la menstruación, como los desequilibrios hormonales, el estrés, el sexo y la higiene. Dado que entre el 50 y el 60% de las mujeres padecerán una ITU a lo largo de su vida, lo más probable es que sufran una durante su periodo. Por suerte, hay formas de frenar la posibilidad de sufrir una ITU durante el periodo, pero ¿por qué estos dos invitados no deseados tienden a llegar al mismo tiempo?

El estrógeno puede ayudar a mantener a raya las ITU. “Mientras que las ITU están generalmente correlacionadas con la actividad sexual, tienden a aparecer alrededor de su período”, explica a HelloGiggles la Dra. Felice Gersh, ginecóloga certificada del Grupo Médico Integrativo de Irvine.  El estrógeno vaginal es protector contra las infecciones de las vías urinarias y como está en su punto más bajo durante el período menstrual, esto puede poner a una mujer en un mayor riesgo de una infección durante ese tiempo.

Las relaciones sexuales son un factor de riesgo conocido para las ITU.  Algunas mujeres tienen más relaciones sexuales durante el periodo porque les preocupa menos quedarse embarazadas. Por desgracia, las bacterias que causan una ITU y que viven en la zona del ano pueden desplazarse hacia la uretra durante las relaciones sexuales. También puede agravar la uretra, que ya está sensibilizada (debido a la regla), haciéndola más vulnerable a las infecciones bacterianas.

¿Cómo tratar una ITU? | Tratamiento de la infección del tracto urinario

La endometriosis es una afección confusa que presenta varios síntomas, ningún síntoma o síntomas graves. No siempre es fácil de diagnosticar, por lo que muchas mujeres sufren dolor pélvico y otros síntomas desagradables durante años. He aquí seis signos de que puede tener endometriosis.

Cuando el tejido de revestimiento del útero crece fuera del mismo, se habla de endometriosis. Puede crecer en los órganos reproductores, como los ovarios, el intestino o en los tejidos que recubren la zona pélvica.

Cada mes, las hormonas que controlan tu ciclo menstrual irritan esos tejidos desubicados, provocando un sinfín de síntomas. Con el paso del tiempo, el tejido crecerá, se engrosará y se romperá. Cuando se rompe, queda atrapado en la pelvis, lo que provoca todo tipo de síntomas.

Este síntoma tan común de la endometriosis se debe a que el tejido endometrial desplazado se hincha y sangra igual que el revestimiento uterino. Al no estar en el útero, resulta difícil desprenderse de él. Por ello, muchas mujeres tienen dolores atípicos, agudos y punzantes, durante la menstruación.

Causas y manejo de la sensación de ardor matutino

Las infecciones del tracto urinario (ITU) son muy comunes, especialmente en las mujeres sexualmente activas en edad reproductiva. Las ITU suelen estar causadas por bacterias que entran en la uretra durante la actividad sexual. Una de cada dos mujeres ha tenido una ITU, lo que significa que muchas mujeres experimentarán el dolor de una ITU en algún momento de su vida.

Tener la menstruación y una ITU al mismo tiempo es como una prueba de resistencia, pero en realidad está demostrado que las ITU ocurren más comúnmente alrededor de la menstruación. La razón es que durante el periodo, los niveles de estrógeno (que actúan como antiinflamatorios) están en su punto más bajo. Esto significa que eres más susceptible a las infecciones durante la menstruación.

Una ITU no puede afectar directamente a tu ciclo menstrual ni a tus órganos reproductores.    En contra de la opinión popular, una ITU no retrasa la menstruación, pero el estrés sí puede hacerlo. Si estás estresada por la posibilidad de padecer una ITU o por el hecho de tenerla en ese momento, puede provocar un retraso o una ausencia de la menstruación y hacer que te sientas como si estuvieras desequilibrada.

En algunos casos, una ITU puede llegar a las vías urinarias superiores, lo que puede provocar una infección renal. Este tipo de infección es más grave, pero no retrasa la menstruación. Si esto puede ser algo que estés experimentando, es importante que hables con tu médico de cabecera.

About the author